7 de octubre – Jornada Mundial por el Trabajo Decente

7 de octubre – Jornada Mundial por el Trabajo Decente

Un año más, el 7 de octubre, celebramos la Jornada Mundial por el Trabajo Decente, con el lema “Alto a la codicia corporativa. No a los contratos basura, los bajos salarios y la precariedad”.

Esta jornada fue promovida por primera vez por la Confederación Sindical Internacional en 2008 y desde entonces se ha convertido en un día en el que los trabajadores de todo el mundo se movilizan para reclamar trabajo decente. Pero ¿qué es el trabajo decente?

Según la definición de la Organización Internacional del Trabajo (OIT), el trabajo decente «significa la oportunidad de acceder a un empleo productivo que genere un ingreso justo, la seguridad en el lugar de trabajo y la protección social para las familias, mejores perspectivas de desarrollo personal e integración social, libertad para que los individuos expresen sus opiniones, se organicen y participen en las decisiones que afectan sus vidas, y la igualdad de oportunidades y trato para todos, mujeres y hombres.»

Sin embargo, ¿cuál es la situación actual?

La caída, no solo del empleo, sino de los salarios y la calidad del mismo, están haciendo crecer la explotación, la desigualdad y la pobreza en todo el mundo. Según el informe de la OIT “Estado del Trabajo en el Mundo 2015”,
• 2.000 millones de personas, 2/3 de quienes trabajan en el mundo, sufren de trabajo sin contrato y sin derechos, discriminación, remuneración por debajo de sus capacidades, y sobreexposición a accidentes o enfermedades laborales.
• El 80% de la población mundial no tiene una cobertura adecuada de seguridad social y más del 50% no tiene protección frente al desempleo, enfermedad, discapacidad, vejez o maternidad.
• Más de 200 millones de personas ni siquiera tienen trabajo, 30 millones más que antes de la crisis, de ellas 74 millones son jóvenes.
• 168 millones de niñas y niños están atrapados en el trabajo infantil perdiendo su vida, su salud y su futuro.
• 21 millones de personas son explotadas en condiciones de trabajo forzoso.

En España, junto a los intentos por suprimir derechos fundamentales, incluidos los que permiten a los trabajadores organizarse, negociar y defenderse colectivamente, las políticas de austeridad, las sucesivas reformas laborales y la Ley Mordaza han agravado la situación de las trabajadoras y los trabajadores, con un grave incremento de la pobreza y con casi un 30% de la población española en riesgo de exclusión (datos de 2014). España es el país de la OCDE en el que más ha crecido la desigualdad desde el inicio de la crisis.

La precarización de las condiciones laborales ha elevado el porcentaje de trabajadores pobres hasta el 14,8%. Los datos revelan una situación inaceptable: en 2014, 1,4 millones de trabajadores/as por cuenta ajena tenían una retribución anual inferior a 5000 euros, que equivaldría a una nómina mensual de alrededor de 400 euros. Sin duda, no es trabajo decente.

Todo lo anterior en un contexto en el que España, al igual que el resto de Estados en todo el mundo, sigue asumiendo compromisos internacionales para erradicar la pobreza y las desigualdades.

Nos enfrentamos a un modelo económico y empresarial basado en cadenas de suministro, grandes multinacionales, deslocalización de empresas, subcontratación y franquicias, que busca el máximo beneficio al menor coste.

Los acuerdos comerciales entre grandes bloques económicos como el que se ha alcanzado entre la UE y Canadá (CETA) o el que se está negociando entre EEUU y la UE (TTIP) tienen como grandes beneficiarios a esas multinacionales y grandes empresas, y constituyen una amenaza para la democracia y para los ciudadanos y sus derechos sociales, laborales, ambientales.

Con motivo de la jornada mundial por el trabajo decente, las organizaciones sindicales exigimos en España:

• Combatir la desigualdad y la pobreza mediante una Prestación de Ingresos Mínimos que garantice ingresos básicos para las personas que carecen de empleo.
• Establecer incrementos salariales que contribuyan al crecimiento económico y del empleo y profundizar, en la negociación colectiva, en el desarrollo de cláusulas que ayuden a impulsar el empleo y, sobre todo, a mejorar su calidad.
• Fijar un SMI de 800 euros en el primer año y subidas progresivas durante la legislatura, hasta alcanzar el 60% del salario medio de nuestro país.
• Garantizar por ley a nivel europeo y nacional que las empresas que subcontratan, mediante cualquier fórmula, sean responsables subsidiarios de los salarios y la protección social de los trabajadores y trabajadoras de las empresas subcontratadas, se encuentren estas donde se encuentren.
• Exigir a las empresas que utilizan cadenas de suministros que todos sus proveedores, tanto en el territorio nacional como en el extranjero, mantengan condiciones de empleo decentes, respeten los convenios colectivos y los derechos fundamentales, incluidos los derechos sindicales.
• Establecer por ley como requisito en la contratación pública la exigencia por parte de los organismos contratantes a las empresas de quienes adquieren bienes o servicios, el respeto a los convenios colectivos aplicables y condiciones de trabajo decente, una exigencia que extendemos a las franquicias y filiales de las grandes empresas, tanto en nuestro país como en el extranjero.
• Derogar las reformas laborales de 2010 y 2012, y recuperar derechos laborales arrebatados a los trabajadores.
• Derogar la ley 4/2015 de protección de seguridad ciudadana (“ley mordaza”) y el artículo 315.3 del Código Penal que criminaliza facultades esenciales para ejercer el derecho de huelga.
• Instamos al Gobierno a que dé cumplimiento, modificando el Estatuto de los Trabajadores, a la Directiva 1999/70/CE al objeto de garantizar el cumplimiento de las sentencias dictadas por el Tribunal Superior de Justicia de la UE el pasado día 14 de septiembre y que señalan la discriminación y el abuso en la contratación temporal en nuestro país.

Movilízate por el empleo decente. Participa en los actos convocados el 7 de octubre.
Y participa en las Manifestaciones del 15 de octubre,
contra la Pobreza y la Desigualdad,
y contra los tratados comerciales CETA y TTIP

Isabel Araqui, Comisiones Obreras, Alianza contra la Pobreza

2016-10-07T07:29:47+00:00 Octubre 6th, 2016|Derechos Humanos, desigualdad y pobreza, Noticias|