La Alianza Española contra la Pobreza se suma a las movilizaciones contra el TTIP (Transatlantic Trade and Investment Partnership)

La Alianza Española contra la Pobreza se suma a las movilizaciones contra el TTIP (Transatlantic Trade and Investment Partnership)

El TTIP es un acuerdo de gran alcance que se está negociando actualmente entre la Comisión Europea y el gobierno de Estados Unidos. No se trata de barreras al comercio como los aranceles, que ya son en general muy bajos entre la UE y EEUU. Se centra sobre todo en reglamentos, normas, derechos corporativos y garantías de inversión.

Como Alianza Española contra la Pobreza alertamos del posible riesgo que un Tratado de Libre Comercio de estas características puede tener, en concreto, por las siguientes razones:

  • La falta de transparencia y de procedimientos democráticos. Una de las cuestiones más preocupantes es la falta de transparencia con la que se están haciendo las negociaciones. Se están haciendo a puerta cerrada, sin una consulta pública efectiva. Los parlamentos nacionales no son informados sobre los detalles de los textos de negociación de la Comisión y los fragmentos de información que han sido publicados -o filtrados- generan considerable inquietud. Está siendo imposible el seguimiento de las negociaciones por parte de la ciudadanía por lo que resulta difícil garantizar que los intereses públicos estén siendo protegidos. Además, existe un alto riesgo de que estas negociaciones estén muy sesgadas ya que algunos grupos de presión empresariales tienen acceso privilegiado a la información y oportunidades para influir en las negociaciones.

Esta falta de transparencia coloca a la ciudadanía en situación de indefensión frente a los posibles abusos de los intereses de las empresas multinacionales sobre las pequeñas y medianas empresas, sobre los derechos sociales de los trabajadores, etc. 

  • El capítulo propuesto sobre protección de inversiones y en particular la inclusión de una disposición sobre el mecanismo de Solución de Diferencias entre el Estado y el Inversor (ISDS). El ISDS brinda a los inversores derechos exclusivos para demandar a los Estados cuando consideren que alguna decisión democrática -realizada por instituciones representativas y para el interés general- se considera que puede tener impactos negativos en sus ganancias presentes o futuras. Estos mecanismos se basan en juicios fuera de los tribunales nacionales, por lo que existe un gran riesgo de que se socave la soberanía democrática de la sociedad para la formulación de leyes y políticas de interés público.

De este modo, los mecanismos que la sociedad pueda establecer para garantizar los derechos de los ciudadanos, quedan sometidos a los intereses de las empresas, no de la sociedad, con grave riesgo de mayor empobrecimiento e indefensión.

  • La creación de nuevas estructuras de gobierno como el Consejo de Cooperación Regulatoria. Existe un gran riesgo de que estas estructuras, que no cuentan con la legitimidad democrática de haber sido elegidas por la ciudadanía, no garanticen la protección de los derechos de los ciudadanos y sean constantemente presionadas en secreto por grandes lobbies empresariales para rebajar importantes normas y reglas diseñadas para la protección de los intereses públicos, o prohibir futuras mejoras.

¿Cómo podría evitarse, o al menos limitarse, por ejemplo, la agricultura destinada a la producción de biocombustibles en vez de a la alimentación humana, con sus consiguientes efectos en el alza de precios de los alimentos? ¿Cómo podría evitarse el acaparamiento de tierras y de agua en países en vías de desarrollo y su efecto en el empobrecimiento y aumento de las desigualdades? 

  • Un gran riesgo de desregulación en materia sanitaria y medioambiental. El TTIP tiene como objetivo, supuestamente, facilitar la inversión directa y la eliminación de obstáculos burocráticos innecesarios para el acceso al mercado de las empresas de ambos lados del Atlántico, pero existe el riesgo de que la convergencia de la reglamentación conduzca a una carrera para igualar derechos y estándares a la baja.
  • Un gran riesgo de desregulación financiera. Con el TTIP se pretende liberalizar aún más el mercado financiero trasatlántico mediante reglas que restringirían la capacidad de los países para crear políticas legítimas y necesarias tales como políticas de regulación del capital orientadas a desalentar la especulación (como el Impuesto a las Transacciones Financieras), políticas de regulación de la balanza de pagos, políticas de regulación de los tipos de cambio de las monedas, etc.…

Esta situación favorece directamente la especulación financiera y en especial la especulación de los alimentos o del agua y el acaparamiento de tierras con fines especulativos, que incidirían todavía más en el alza de los precios a nivel global y, por tanto, en el aumento de situaciones de hambre y pobreza en el mundo.

La Alianza Española contra la Pobreza ve con especial preocupación que no se establezca un suelo en las normas laborales y sociales y que las partes no tengan intención de incluir como mínimo las normas fundamentales de la OIT como requisito del posible acuerdo.

Por todo lo anterior, nos sumamos a la convocatoria de movilizaciones europeas contra el TTIP el próximo 11 de octubre. En Madrid la manifestación partirá de Atocha a la plaza de la Provincia a las 18h. Más información sobre el resto de actividades en todo el Estado: http://noalttip.blogspot.com.es/p/11-de-oct-dia-de-accion-contra-el-ttip.html

2017-06-23T16:39:33+00:00 octubre 9th, 2014|Derechos Humanos, desigualdad y pobreza, Noticias|