header image

Publicaciones

Pobreza, impuestos y fraude fiscal

España es un país en el, a pesar de todo, podríamos tener unas coberturas de seguridad social muy avanzadas.
Contamos con un servicio de sanidad que, a pesar de los recortes de los últimos años, de la reducción de personal, de la eliminación de beneficiarios, de la rebaja de inversiones, de la desviación de pacientes a la medicina privada…, etc. sigue teniendo unas coberturas poco usuales en muchos países desarrollados.
La educación, que ha sufrido una reforma Wert que la ha dañado notablemente, que ha eliminado gran parte del personal docente, que ha reducido las inversiones…, etc. es muy mejorable, y las mejoras son factibles de hacer….
Y algo parecido ha ocurrido con las pensiones…..
Ahora bien, todos estos recortes, reducciones, desinversiones, etc. nos dicen que son la consecuencia de la falta de ingresos fiscales, por lo que no hay más que hacer…..¿O SÍ? ¿No es más bien falta de voluntad política??
Los derechos sociales salen de los impuestos que pagamos, pero:
¿Somos conscientes de que TODO ESTO lo pagamos entre todos? Es una obligación moral y cívica que todos paguemos los impuestos que nos corresponden. Que la factura es de todos.
Si queremos que se mejore la sanidad, la educación, las pensiones, las ayudas a la dependencia, la justicia, etc. que se reduzca la desigualdad y la pobreza, se puede actuar en tres direcciones: pagamos más, o modificamos las partidas a las que se dedican los recursos, o nos ponemos a analizar cómo y a quien se están cobrando los impuestos
La única forma de llevar a cabo una justicia fiscal para reducir la desigualdad y la pobreza, es que para el pago de la factura común de sostenimiento del Estado, aquellos que más tienen aporten más y aquellos que tienen menos, no solo aporten menos, sino que se les compense con la cesión gratuita de servicios, como sanidad, educación, ayuda a la dependencia, justicia, etc.,
Ahora bien, a la hora de captar los impuestos, es imprescindible que cada ciudadano, cada entidad, cada empresa, etc. pague los impuestos que les corresponde.
Para comprobar que todo el mundo paga, existe un servicio de inspección en la Agencia Tributaria (AEAT) creada en 1992.
En los últimos 24 años las empresas han evolucionado, pasando muchas a ser globales. Han aparecido mil formas nuevas de comercio por internet, de empresas especulativas etc. y se han producido enormes cambios en el panorama económico mundial. Las empresas transnacionales están actuando libremente en España, pero ¿pagan aquí sus impuestos?.
Sin embargo, los distintos responsables de la AEAT desde su creación apenas han incrementado los recursos de la Agencia y manteniendo un volumen de personal muy similar, cuando las dificultades ahora son mucho mayores, ya que los bienes se pueden tener en paraísos fiscales, se cuenta con asesoramiento de grandes bufetes fiscales internacionales, se puede tener la contabilidad distribuida entre centenares del empresas por todo el mundo, etc. Pero la AEAT cuenta, prácticamente con el mismo número de personas, esto es, menos de la mitad de personal por millón habitantes que Alemania, Francia o Reino Unido, ¡incluso que la media de la OCDE!.
De esta forma sufrimos casi el doble de fraude fiscal que estos países, estando en torno a un 25%, es decir unos 60.000 millones de €, suficientes para no tener recortes
¿Cómo se puede permitir que las grandes empresas y grandes fortunas no cumplan con su deber cívico con la población en la que viven, trabajan, venden… de cuyas infraestructuras se benefician?
O el Gobierno se toma en serio la Agencia Tributaria para la lucha contra el fraude fiscal, contratando personal, y aumentando sus recursos para tal fin, o seguiremos con los recortes, la pobreza y la desigualdad….¡Voluntad política!

Miguel Gorospe, Alianza contra la Pobreza y la Desigualdad

Comparte
About the author
Pobreza Cero
http://www.pobrezacero.org
Pobreza Cero es un movimiento estatal, organizado por la Coordinadora de ONG para el Desarrollo España. Pretende implicar a todos los sectores de la sociedad civil en la lucha contra las causas de la pobreza y de la desigualdad de una forma urgente, definitiva y eficaz.