Los Objetivos del desarrollo sostenibles incorporan el trabajo decente

Los Objetivos del desarrollo sostenibles incorporan el trabajo decente

(Santiago González Vallejo)

Los países de las Naciones Unidas han aprobado resolver unos retos de la humanidad desde 2016 al 2030, los llamados Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS).

Éstos sustituirán a los Objetivos de Desarrollo del Milenio (ODM) que la Asamblea de las Naciones Unidas aprobaron en el año 2.000 y que han servido de guía para la realización de los programas de cooperación al desarrollo y estímulo para su cumplimiento, si bien, asimétrico de los mismos.

Los ODS han nacido con más ambición. Ya no han sido hechos desde una mirada de los países ricos sobre los pobres. Su carácter es universal. Se deben de cumplir en todos los países del planeta y todos los Gobiernos deben velar (y pedírseles cuenta) por su implementación.

En estos tiempos hay una constancia de la desigualdad creciente en todos los países y como ésta se da en muchos casos de manera más profunda en los países específicamente llamados ‘desarrollados’. La crisis económica ha agravado la desigualdad.

Además de esta agenda universal, los ODS parten de ser planteados simultáneamente, de forma inclusiva y coherente. No se puede dar una mejora sanitaria y, por ejemplo, mantener la no escolarización de los niños y adolescentes. Niñas y niños, porque se remarca la igualdad y la necesaria promoción en educación y en otras facetas de las niñas y las mujeres, el 50 por ciento de la humanidad que actualmente no tiene las mismas oportunidades y presupuestos.

Los ODS consisten en 17 Objetivos con 169 metas, para ‘poner fin a la pobreza en todas sus formas en todo el mundo’, ‘el hambre’, ‘velar porque todas las niñas y niños acaben la enseñanza primaria y secundaria, que ha de ser gratuita, equitativa y de calidad’, etc.

El mundo sindical se siente reconocido en el Objetivo 8 porque hay un reconocimiento del trabajo digno como definitorio del desarrollo y se reclama el pleno empleo productivo, trabajo decente, erradicar el trabajo forzoso e infantil y la igualdad salarial hombre-mujer. Se ha redactado de esta manera: ”Promover el crecimiento económico sostenido, inclusivo y sostenible, el empleo pleno y productivo y el trabajo decente para todos”. Y eso ejemplifica los equilibrios de los redactores del texto al igualar crecimiento económico inclusivo y sostenible con el trabajo decente. El objetivo 8 y sus metas, en caso de cumplimentarse supondrá, entre otras cosas, erradicar el trabajo forzoso, el infantil; lograr el pleno empleo para las personas con discapacidad; y la igualdad de remuneración por trabajo de igual valor. Ese equilibrio también está presente en el punto 3 de la introducción, “… crear condiciones necesarias para…el trabajo decente para todos, teniendo en cuenta los diferentes niveles nacionales de desarrollo y capacidad”.

También queda recogida la meta de “proteger los derechos laborales y y promover un entorno de trabajo seguro y protegido para todos los trabajadores, incluidos los trabajadores migrantes, en particular las mujeres migrantes y las personas con empleos precario.

La Declaración insiste en muchas ideas que compartimos, desde el “que nadie se quedará atrás”, “combatir las desigualdades dentro de los países”, “hacer realidad los derechos humanos de todas las personas” y que “los objetivos y metas son de carácter integrado e indivisible y conjugan las tres dimensiones del desarrollo sostenible, económica, social y ambiental”.

Pero esos equilibrios en la redacción de los ODS se han visto agrandados por las limitaciones en la fijación de metas en la financiación de esta Agenda de desarrollo, sólo hay que ver que aunque se alude a la elusión fiscal, no hay un plan y un regulador ejecutivo internacional que evite los paraísos fiscales o las prácticas planificadas de elusión fiscal de multinacionales. Esta crítica está fundamentada en el resultado de la Conferencia de financiación de Addis Abeba celebrada en julio de este año y que es la referencia financiera de los ODS.

Por último, siendo un avance estos ODS sobre los ODM por lo que decíamos de que deberán cumplimentarse en todos los países, no hay un organismo explícito dentro de las Naciones Unidas que tenga como misión vigilar la coherencia de medidas, la rendición de cuentas, con capacidad de participación de la sociedad civil y proponer alternativas de políticas. Pero también es cierto, que hay propuestas como la del Panel que propone la Alianza Española contra la Pobreza y la Desigualdad que avanzan en este sentido y que está recibiendo apoyos para que en futuras discusiones sobre la puesta en marcha de los Objetivos de Desarrollo Sostenible sea aceptada.